Ejercítate mientras trabajas familia issa tafich

Para quienes tenemos que cumplir un horario, el estar tanto tiempo en un solo lugar e incluso, en ocasiones, una sola posición. El sedentarismo pudiera llegar a afectarnos en la salud. Por ello, tenemos algunos ejercicios que puedes hacer en la oficina.

  • Algo básico pero muy efectivo, en vez de usar el elevador, ¡utiliza las escaleras!. Subir y bajar escaleras es un ejercicio aeróbico muy eficaz para trabajar los músculos de las piernas, nos ayuda a quemar grasa de la parte inferior del cuerpo y a gastar energía. Al subir y bajar escaleras no trabajamos los mismos músculos por lo cual debes combinar ambas acciones.
  • El estiramiento es una  buena opción para prevenir posibles lesiones a la hora de hacer ejercicio en la oficina. Una sesión diaria, sobre todo en zonas típicas (alta espalda, cuello, lumbar), puede ser una buena opción para prevenir el dolor, liberar tensiones y relajar los músculos. Nuestra flexibilidad global mejorará. Es importante controlar el estiramiento y la postura en todo momento, sin hacer vaivenes ni rebotes, para que se consiga una mayor relajación con la menor actividad muscular y articular posible. Nunca un estiramiento tiene que ser doloroso.
  • El trasero es una de las partes que más sufre al estar sentados tantas horas en una silla de oficina. Es importante que sepamos que esta parte del cuerpo se puede endurecer con un sencillo truco, y es el de contraer la parte de los glúteos mientras estamos sentados en la silla. Sin levantarnos, y manteniendo la espalda recta mientras trabajamos podemos endurecer a intervalos los glúteos y así lograr mantenerlos duros mientras estamos sentados. Pero además podemos endurecer los abdominales mientras estamos sentados en la silla. Simplemente hay que contraer también el abdomen mientras estamos haciéndolo con los glúteos. Este acto nos ayudará a hacer más fuertes las contracciones de glúteos además de fortalecer la zona de los abdominales. Simplemente en este caso hay que mantener durante unos segundos la tripa contraída.
  • Para ejercitar tus pies y tus piernas tienes que mover rápidamente la punta de los pies mientras estás sentado detrás de tu escritorio. De esta forma ayudarás a bombear sangre a tu corazón por todo tu cuerpo, lo que mejorará tu circulación y además quemarás calorías. La circulación de nuestras piernas se resiente mucho de estar tantas horas sentados. También es un buen ejercicio ponerse de puntillas de pie y aguantar así unos segundos, repitiendo este ejercicio varias veces durante el día.
  • Es importante ir levantándose periódicamente y aprovechar cualquier ocasión para hacer ejercicio en la oficina ya sea andando o estando de pie. Intenta levantarte cada hora aunque sea cinco minutos. Por ejemplo puedes hacer tus llamadas desde el celular de pie y de ser posible caminando, o tomarte el café de pie junto a la máquina de café en vez de sentarte. Y en vez de llamar a tus compañeros por teléfono, levántate y aprovecha para hablar cara a cara.
  • Los hombros es una de las partes del cuerpo que más sufre la tensión de estar sentados durante horas. Disminuye la tensión subiendo los hombros, es decir levantándolos incluso hasta las orejas, manteniendo esa posición, y luego relajándolos. Repite este ejercicio tantas veces al día como puedas y liberarás a tus hombros de tanta presión. Además te recomendamos utilizar una silla de oficina para problemas de espalda, pues te ayudará a aliviar la tensión de los músculos.
  • Casi siempre nos olvidamos de las manos a la hora de hacer ejercicios físicos. Haz rotar tus  muñecas periódicamente y cierra y abre las manos. Pero además añade estos ejercicios para tus dedos y tus manos se sentirán  mucho mejor tras un largo día de trabajo en el ordenador.
  • Estamos hablando de hacer ejercicio en la oficina pero tus ojos también son muy importantes y necesitan descanso, por esta razón, si descansas la mirada regularmente pronto verás buenos resultados como mejorar la productividad. Cada 30 minutos, retira tu vista de la pantalla y mira a otros objetos como una ventana, un reloj, un escritorio o una puerta. Esto ayuda a promover el movimiento ocular y disminuir las probabilidades de irritación de los ojos y dolores de cabeza. Aprovecha para hacer algunos estiramientos de brazos o de cuello y así disminuye la tensión. También es muy importante tener la pantalla colocada de forma que nuestro cuello se mantenga recto. Revisa las recomendaciones sobre ergonomía para asegurarte que tu puesto de trabajo no perjudica a tu salud.

¡Invita a tus compañeros a ejercitarse!

Issa TafichEjercítate mientras trabajas familia issa tafich

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *